Haced esto en memoria de Mí

Lucas 22:19

Por Juan Rodríguez, Jr.

 

Estimados amigos y hermanos en el Señor, estas palabras fueron dichas por Jesús y repetidas por el apóstol Pablo en 1 Corintios 11:24,25; y se refieren a la cena del Señor. Esta cena es sin duda alguna el más grande monumento que haya sido levantado. La palabra monumento quiere decir: “Una obra digna de pasar a la posteridad, o ser admirada por las generaciones venideras” (Diccionario PLI).
Los monumentos levantados por los hombres se han deteriorado, caído, y por fin desaparecido. Sin embargo éste que Jesús levantó o instituyó, ha permanecido hasta la fecha y ha soportado la prueba del tiempo y los cambios. Dondequiera que se reúnan Cristianos fieles para comer y beber el cuerpo y la sangre de Cristo, les trae a la memoria el dolor, sufrimiento, y muerte del Salvador del mundo. Nosotros como Cristianos debemos HABLAR DONDE LA BIBLIA HABLA Y CALLAR DONDE LA BIBLIA CALLA, basarnos siempre en un ASÍ DICE EL SEÑOR, y en un ASÍ ESTA ESCRITO. Ya que para servir a Dios escrituralmente, para serle agradables, debemos seguir el ejemplo, dejado en la Biblia para observar la cena del Señor. Así que en esta ocasión vamos a estudiar y a descubrir éste ejemplo.
I. ¿Cuál es el nombre escritural para este acto?
Hermanos, debemos procurar llamar a las cosas bíblicas con nombres bíblicos. Muchas ocasiones oímos decir: estos emblemas, estos sacramentos, etc., pero en la Biblia no encontramos estas palabras con relación a este acto.
  1. La cena del Señor, (1 Corintios 11:20). El pensamiento de este versículo se refiere al comportamiento que tenían estos Corintios al tomar esta cena, (versículo 21). Pero noten que La cena del Señor se distinguía de su propia cena. Así que este es uno de los nombres bíblicos para este acto.
  2. La comunión, (1 Corintios 10:16). La palabra comunión quiere decir: “Tener en común, comunicar con otros, participar juntos de una cosa”. Es por eso que todos participamos juntos del servicio de la comunión. Así como Cristo y sus apóstoles participaron juntos de esta cena, la noche que fue instituida, de la misma manera nosotros en nuestra congregación participamos de ella.
  3. Partir el pan, (Hechos 20:7). Aquí en este pasaje, la expresión “partir el pan” se refiere a este acto.
II. ¿Cuál es el propósito de este acto?
¿Por qué observamos la cena del Señor? ¿Cuál es el propósito? Jesús, nuestro Salvador, y el apóstol Pablo tienen las respuestas a estas preguntas, por lo tanto dejemos que ellos nos hablen.
  1. La cena del Señor nos hace ver hacia atrás, o sea recordar a Cristo (Lucas 22:19; 1 Corintios 11:25). Por medio de estos versículos podemos aprender, que al tomar la cena del Señor, vemos hacia el pasado, recordando los sufrimientos y muerte de Cristo, y de esta manera mantenemos firme en nuestras mentes el sacrificio de Cristo por nosotros. Los humanos muchas veces olvidamos lo pasado y por eso Dios nos dejó algo que nos hiciera recordar el sacrificio de Cristo en la cruz, – la cena del Señor -.
  2. Nos hace vernos a nosotros mismos, “examinarnos” (1 Corintios 11:28). Este versículo nos enseña una gran verdad, que yo no debo examinarlos a ustedes, ni ustedes deben examinarme a mí; sino que cada uno de nosotros debemos de examinarnos al participar de este acto. ¿Por qué? El versículo 29. Aquí el apóstol se refiere a la actitud de nuestra mente o al motivo que nos hace participar de este acto. “Discernir el cuerpo del Señor” quiere decir que debemos de saber lo que estamos haciendo y con que propósito; ya que si hacemos de este acto una comida común, o no tenemos la actitud correcta al participar, estamos condenándonos.
  3. Nos hace ver hacia adelante, Cuando Cristo venga, (1 Corintios 11:26). No solo recordamos su muerte, sino que recordamos que Cristo vendrá otra vez.
  4. También anunciamos o proclamamos la muerte de Cristo, (1 Corintios 11:26). Cada vez que participamos de este acto, estamos proclamando al mundo que un día Cristo murió por nuestros pecados.
III. ¿Cuándo debe ser observada? (Hechos 20:7)
Los primeros cristianos se congregaban cada primer día de la semana para “partir el pan”, y cumplir con los demás actos de adoración del primer día de la semana: cantar, orar, ofrendar, predicar. Alguien puede decir que en este versículo no se encuentra la palabra “cada”. Esto lo aceptamos, pero recuerden que a los judíos se les ordenó guardar el sábado o el séptimo día, sabemos que esto incluía cada día séptimo o sábado, estamos seguros que los judíos lo guardaban. De igual manera cada semana tiene un día primero y por lo tanto cada vez que ese día llegue debemos de observar la cena del Señor. ¿Cuál es el primer día? El domingo.
IV. ¿Cómo debe ser observada? (Mateo 26:26-28; Marcos 14:22-24)
  1. Tomó pan“. ¿Qué clase de pan? Sin levadura, (Éxodo 12:15). Se estaba observando la pascua cuando se instituyó la cena del Señor; y ya que durante la celebración de la pascua no debería haber levadura en las casas, sino que comerse los panes sin levadura era la ordenanza. Entonces el pan que usó el Señor era “pan sin levadura” (Plano “como tortilla” no-esponjado ni galleta de soda).
  2. Tomó UN PAN“. El pan representa el cuerpo de Cristo, y ya que Cristo tenía solamente un cuerpo físico, el lógico pensar que deba haber solamente UN PAN en la mesa del Señor, (1 Corintios 10:17). Cuando una congregación tiene varios panes en la mesa del Señor, ¿qué cuerpos están representando? También solamente hay un cuerpo espiritual “la iglesia” la cual somos nosotros. Y al participar todos de UN SOLO PAN mostramos nuestra unidad como un solo cuerpo.
  3. Jesús partió el pan (Mateo 26:26). La pregunta de que como partió el pan el Señor es una que ha causado mucha controversia, aunque si leemos detenidamente lo que el pan es, y como lo hacían los judíos con el cordero pascual, nos ayudará a entender mejor esto. Los judíos comían el cordero pascual, que representaba y anunciaba a Cristo, y nosotros al partir el pan, también recordamos y anunciamos a Cristo, nuestra pascua.
¿Cómo se partía el cordero? (Éxodo 12:46; Números 9:12)
A Cristo no se le quebró hueso (Juan 19:32-36).
De igual forma, cada uno de nosotros debemos partir el pan pensando en no partirlo en muchos pedazos, sino en arrancarle un pedazo para comer; como los Israelitas comieron el cordero pascual.
(Lucas 22:19; Hechos 2:42; Hechos 20:7 y 1 Corintios 10:16)
Un poco más acerca del pan
El pan en el servicio de la comunión es para los cristianos lo que el cordero pascual era para los Israelitas (Éxodo 12:1-9, 17, 46, 47; Números 9:10-12). Bajo la ley de Moisés el cordero era para los hijos de Israel el cuerpo del Mesías que iba a venir al mundo. Así que los Israelitas miraban hacia adelante cuando el Salvador vendría; mientras que nosotros como Cristianos, al comer el pan miramos hacia atrás al tiempo cuando El vino. Notemos varios puntos similares entre el pan y el cordero mencionado en las escrituras de Éxodo 12 Y Números 9.
El cordero
  1. Un cordero por cada casa (Éxodo 12:3).
  2. Toda la congregación debería de comerlo (Éxodo 12:6).
  3. La cabeza y las piernas no deberían de ser separadas. Todo el cuerpo del cordero debería estar intacto mientras ellos partían la carne para comer (Éxodo 9:12). No se le debería de quebrar hueso (Éxodo 12:46; Números 9:12).
  4. Era un mandamiento, “La harán” (Números 9:12).
El Pan
  1. Un pan por cada congregación (1 Corintios 10:17). El pan es el cuerpo de Cristo. Hay un solo cuerpo (Efesios 4:4) por lo tanto hay un solo pan.
  2. Toda la congregación debe de comerlo (1 Corintios 10:17).
  3. Se debe partir un pedazo para comer. La palabra partir, refiriéndose a la cena del Señor, es de una palabra griega (KLAOO) que quiere decir: partir un pedazo y por extensión para comer.
  4. Es un mandamiento, “Haced esto” (Lucas 22:19).
Por todo lo que hemos estudiado acerca del pan, podemos entender que el Señor tomó un pan, lo bendijo, partió un pedazo, comió, y se los dio a sus discípulos, y ellos partieron y comieron.
La copa del Señor
Pasamos ahora a estudiar acerca de la copa del Señor y leemos en Mateo 26:27 y en Marcos 14:23. La palabra copa usada en estos pasajes por nuestro Señor Jesucristo, viene de una palabra griega, POTERION, que quiere decir: “Un recipiente para beber”, según Thayer en su diccionario griego. Así que el Señor tomó una copa literal en sus manos (una copa, singular, no copitas, plural). Esa copa que Cristo tomó en sus manos no estaba vacía, sino que contenía fruto de la vid, pues dice el versículo 29 de Mateo 26. Ahora, el fruto de la vid que estaba en la copa NO ERA LA COPA, como muchos creen. En la copa que Jesús tomó (sólido) había fruto de la vid (líquido). Así que, ¿qué es la copa del Señor? La copa del Señor es un recipiente para beber conteniendo fruto de la vid, la cual es santificada por la oración y la acción de gracias. La copa del Señor no es la copa sola, no es el fruto de la vid solo, sino que es los dos juntos.
Hace ya más de medio siglo que empezó a haber controversia acerca del número de recipientes que deberían usarse en la distribución del fruto de la vid. Algunos argumentaron que la copa no tiene significado y que por lo tanto se pueden usar tantas como se deseen. Con esto estamos en desacuerdo, ya que esa creencia es contraria a la Biblia. La Biblia enseña claramente que en la distribución del fruto de la vid debe usarse una copa. Vamos a escudriñar algunos pasajes bíblicos para darnos cuenta que tenemos el ejemplo aprobado y el mandamiento especifico para usar una sola copa (Mateo 26:27; Marcos 14:23). Por estas escrituras podemos entender que el Señor Jesucristo nos dejó el ejemplo y luego dio el mandamiento. Y Pablo dice en 1 Corintios 11:1,2, 23-25. Noten que siempre se habla de una copa, singular, no copas, plural. Ahora, no habría problema si en la Biblia pudiéramos leer de la siguiente manera: “EL SEÑOR TOMO EL FRUTO DE LA VID”. Si pudiéramos leer estas palabras en la Biblia, no habría discusión, no habría problema, ya que tendríamos libertad de tomar el fruto de la vid en una, dos, diez o más copas. O también no habría problema si la Biblia dijera: “EL SEÑOR TOMO LAS COPAS”. Si así pudiéramos leer, entonces ya tendríamos una pluralidad de copas, y estaríamos bien usando muchas. Pero la Biblia no dice ni una cosa ni otra, sino que es muy clara y específica al decir: “Y TOMANDO LA COPA”.
¿Qué hizo Jesús? “Y tomando la copa…”. ¿Tomó el fruto de la vid en sus manos? ¿El líquido en sus manos? No. El tomó un recipiente, sólido, una copa, que contenía el fruto de la vid. Por eso que tenía en sus manos, copa y fruto de la vid. “Dio gracias…”. Luego eso mismo que tenía en sus manos se los dio y les dijo: “Bebed de ella todos”, (Mateo 26:27). Sinceramente, ¿qué hubiera hecho usted, al oír estas palabras? Habría bebido de la copa, ¿verdad?
Ahora, ¿qué hicieron los discípulos? “Y bebieron de ella todos”. Qué lenguaje tan claro. Solamente Satanás puede hacer que estas escrituras tan claras quieran decir otra cosa (Marcos 14:23).
Además, la copa tiene significado. Según Lucas 22:20 y 1 Corintios 11:25, la copa es o representa el nuevo Pacto. Para establecer la lógica de nuestro razonamiento por favor noten lo siguiente con cuidado.
  1. Esto (pan) es mi cuerpo, que por vosotros es dado (Lucas 22:19).
  2. Esto (fruto de la vid) es mi sangre del Nuevo Pacto, que por muchos es derramada (Marcos 14:24).
  3. Esta copa es el Nuevo Pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama (Lucas 22:20).
Vamos a notar algunas cosas acerca de estas declaraciones paralelas.
  1. El sujeto (pan, fruto de la vid y copa) de cada una de estas declaraciones es literal.
  2. Si el pan es literal y el fruto de la vid es literal, entonces la copa es literal.
  3. Si después de que Cristo hizo estas declaraciones, el pan era todavía pan literal pero con un significado espiritual; y el fruto de la vid era todavía fruto de la vid pero con un significado espiritual; entonces la copa era todavía literal pero con un significado espiritual.
Si aceptamos una declaración, tenemos que aceptar las tres. Si rechazamos una, estamos rechazándolas todas, porque son iguales, son paralelas. Gramaticalmente hablando, están construidas iguales. Finalmente, notemos esto:
Los Pactos de Dios

 

Con: La Señal:
Noé Génesis 9:12-17 El Arco
Abraham Génesis 17:7-11 La Circuncisión
Los Cristianos Lucas 22:20 La Copa
V. ¿Qué clase de líquido debe usarse en la cena del Señor?
Estudiaremos brevemente acerca del contenido de la copa. Cuando el Señor tomó la copa y se las dio a sus discípulos, la Biblia dice, “Y bebieron de ella todos”, (Marcos 14:23). ¿Qué fue lo que bebieron ellos? Como respuesta vamos a leer Mateo 26:29; y Marcos 14:25. De estos versículos aprendemos que los que ellos bebieron fue el fruto de la vid. La palabra fruto usada en estos pasajes viene de una palabra griega, GENNEMA, que quiere decir “jugo, producto”, según Robinson en su léxico griego. Así que, ¿qué es lo que la vid produce? Uvas. Y si exprimimos las uvas, ¿qué vamos a obtener? Jugo de uva, o sea fruto de la vid. Pero este fruto de la vid no va a ser fermentado. Va a ser jugo sin fermentación. No hay una sola parra en todo el mundo que produzca vino fermentado. Así que debemos usar fruto de la vid, jugo de uva, sin alcohol, sin fermentación.
Además debemos recordar que cuando estudiamos acerca del pan, nos dimos cuenta que debería ser pan sin levadura, porque durante la pascua no debería ser pan sin levadura, porque durante la pascua no debería haber levadura en las casas. Pues bien, así el fruto de la vid debería ser sin fermentación. Y leudado quiere decir fermentado. La levadura produce la fermentación.
Mi oración al Todopoderoso es que este humilde estudio nos ayude a comprender la voluntad de Dios, sobre este acto tan importante de nuestra adoración a Dios, y que lo adoremos como El quiere que se le adore, “EN ESPÍRITU Y EN VERDAD”.